Jabón de Alepo: Una maravilla natural

En este post vamos a hablar del jabón de Alepo. Un jabón con miles de años de antigüedad que te sorprenderá por su sencillez, naturalidad y versatilidad.

En nuestra tienda puedes encontrar una amplia variedad.

Historia y origen

Alepo (o Halab con el significado de “leche fresca”) es una ciudad y provincia del norte de Siria. La ciudad tiene una población de unos 4.393.000 habitantes, lo que la convierte en la segunda ciudad del país, después de Damasco. Es una de las más antiguas de la región, conocida en la Antigüedad como Khalpe, Beroea para los antiguos griegos, y Halep para los turcos. Se encuentra en una posición estratégica a mitad de camino en la ruta comercial que une la costa mediterránea y el Éufrates.

La República Árabe Siria es un país asiático del Oriente Medio, situado en la orilla oriental del mar Mediterráneo y que comparte fronteras con Israel, Líbano, Jordania, Iraq y Turquía. Siria posee una población de unos 19 millones de habitantes y el idioma mayoritario es el árabe. El nombre de Siria es tan antiguo como su historia. Anteriormente, formaba parte de un territorio mucho más amplio, que incluía además los actuales Chipre, Líbano, Jordania, Israel y los Territorios Palestinos. La capital de Siria es Damasco.

Nuestro protagonista recibe el nombre de la ciudad de donde es originario.

Comenzó a fabricarse hace unos 2000 años y es el jabón sólido más antiguo del mundo. Los primeros jabones eran soluciones jabonosas líquidas, pero en Alepo se descubrió el proceso de saponificación al añadir sosa cáustica a los aceites de oliva y laurel.

Durante las cruzadas, en la edad media, el jabón de Alepo se empezó a conocer en todo el Mediterráneo. Fue entonces cuando algunos países copiaron este tipo de elaboración del jabón, dando lugar a otros jabones muy conocidos como el jabón de Marsella (Francia) o el jabón de Castilla (España).

Olor, composición y textura de este jabón

Este peculiar jabón se compone sólo de 4 ingredientes, por ello es un jabón vegetal natural, biodegradable y apto para todo tipo de pieles:

  • Aceite de Oliva (Olea europea): con propiedades suavizantes, hidratantes, antioxidantes y anti-envejecimiento.
  • Aceite de Laurel (Laurus nobilis): con propiedades anti-inflamatorias, antisépticas y antioxidantes. Ayuda a equilibrar las pieles grasas. Aporta aroma al jabón.
  • Hidróxido de Sodio (NaOH): también llamado sosa cáustica o soda cáustica. Es necesario para la saponificación. Se obtiene de la planta “Salsola Kali” o de la Sal marina (Cloruro de Sodio).
  • Agua (H2O): agua pura de manantial.

Su aspecto es bastante tosco, rústico y muy artesano. Presenta una capa de un color color marrón por fuera pero su interior es de color verde. Esto se debe a que el jabón se corta en cubos y se deja secar en bloques apilados durante muchos meses. Cuanto más gruesa sea la costra mejor será la calidad, porque su proceso de curación habrá durado más tiempo.

Los bloques de  jabón de Alepo suelen tener grabado un sello del artesano que lo ha fabricado. Dándole aún más carácter e importancia a su artesanía.

Sus propiedades y modo de uso varían en función del porcentaje de laurel que contengan y que son los siguientes:

  • Jabón con 4% de aceite de laurel: Destinado a un uso diario. Puede ser utilizado por personas con cualquier tipo de piel. Es ideal para la limpieza de la ropa y uso en pieles normales, secas, muy sensibles y niños.
  • Jabón con 8% de aceite de laurel: Destinado a un uso diario. Puede ser utilizado por personas con cualquier tipo de piel. Es ideal para la limpieza de la ropa y de la piel de los niños.
  • Jabón con 12% de aceite de laurel: Destinado a un uso diario. Puede ser utilizado por personas con cualquier tipo de piel. Es ideal para la limpieza de la ropa y uso en Pieles normales, sensibles, eccemas, acné y psoriasis.
  • Jabón con 20% de aceite de laurel: Se puede utilizar de 3 a 4 veces por semana para todo el cuerpo. Es ideal para piel grasa y muy grasa, psoriasis, dermatitis.
  • Jabón con 30% de aceite de laurel: Se puede utilizar unas 2 veces por semana sobre todo tipo de piel. Es ideal para los problemas graves de piel, piel muy grasa, irritada, psoriasis, dermatitis.. Presenta propiedades anti-bacterianas, antisépticas, fungicidas y evita la aparición de hongos y bacterias

No tiene ningún tipo de perfume, simplemente huele a jabón, un olor antiguo y natural, y que recuerda a los jabones de nuestras abuelas.

La textura es muy cremosa y cuando lo mojas apenas obtienes espuma. Deja la piel del cuerpo muy hidratada. Funciona estupendamente como limpiador facial y reduce el exceso de grasa en la piel.

Su uso como champú depende de tu tipo de pelo, en pelo graso sus resultados son estupendos dejándolo suave, brillante y nada apelmazado. Yo también lo aconsejo para quienes sufrais de piel atópica o dermatitis, reduce notablemente la irritación y los picores.

Es un producto de éxito, sobretodo en hombres. hombres. Se debe a que se puede usar como jabón para la cara y el cuerpo, como champú y como espuma de afeitar. Además deja la piel muy limpia y está especialmente indicado para personas con la piel grasa. Incluso se puede extender sobre la piel y dejarlo reposar un tiempo para que sirva de mascarilla facial.

Propiedades del jabón de Alepo

Es increíble como una única pastilla de jabón puede ayudarnos a sustituir muchos productos de higiene. A continuación tienes unas lista sus propiedades:

  • El aceite de oliva nutre, regenera y suaviza la piel.
  • El aceite de laurel es antiséptico, desinfectante y relaja.
  • Restablece la capa hidrolipídica de la piel.
  • Protege de infecciones y agentes externos.
  • Protege las pieles secas y pieles sensibles.
  • Ayuda en psoriasis, dermatitis, acné, quemaduras…
  • Es cicatrizante y antioxidante.
  • Regula el cuero cabelludo y da volumen y brillo al pelo.
  • Protege de las irritaciones del afeitado y la depilación.
  • Es anti polillas.

Proceso de elaboración

Aunque el proceso completo de elaboración se mantiene en secreto, sigue, en esencia, los siguientes pasos:

  1. Se seleccionan las materias primas: el aceite de oliva de primera presión en frío, el aceite de laurel, el hidróxido de sodio y el agua pura.
  2. Tiene lugar la saponificación. Es un proceso en caliente, dura más de una semana. El aceite de oliva, el hidróxido de sodio y el agua hierven durante varios días en un gran caldero a 200 grados centígrados, siendo removidos con palas de madera y convirtiéndose en un jabón líquido espeso. Una vez realizada la cocción, se añade el aceite de laurel. Para comprobar la excelencia de la pasta, el maestro jabonero examina con sus manos la textura y untuosidad de la misma, e incluso prueba la pasta para reconocer en ella un ligero sabor azucarado.
  3. La pasta se extiende en el suelo y, una vez endurecida, se procede a su corte manual con un antiguo cuchillo, trazando líneas horizontales y verticales. Los jabones resultantes tienen una forma más o menos cúbica. Los maestros jaboneros, caminan encima del jabón con unas sandalias de madera.
  4. Los jabones, una vez marcados con el tampón en el que figura la marca del jabonero, necesitarán unos nueve meses para su secado. Para ello se colocan en un lugar fresco, oscuro y seco, apilados con huecos entre ellos para que circule el aire. El aire y el paso del tiempo, hacen que el jabón se enfríe lentamente y pierda un elevado porcentaje de agua. Durante este período pasarán del color verde de la pasta original, a un color marrón, cuya corteza se oscurecerá cada vez más con el paso del tiempo. Su interior conservará un intenso color verde.
  5. Para su venta, se acostumbra atarlo con una cuerda y una etiqueta. Mucha gente compra el jabón y lo deja madurar más tiempo, entonces, se consigue una espuma más fina y un jabón más duro y de mayor duración.

Para finalizar os explicamos que este jabón se comercializa tanto en su versión más clásica (pastillas de 100 y 200 gramos) como en su versión líquida (del de ducha, champú o acondicionador). También hay versiones en pasta y con otros aceites añadidos como son: la Rosa de Damasco, el Té Verde, el Jazmín, las semillas negras o la flor de naranjo entre otros.

En nuestra tienda contamos con una amplia variedad. Con certificado EcoCert cosmos natural V2 y cosmos organic V2 además del sello Artesanía De Alepeo.

Deja un comentario